Management centrado en el ser humano

¿Por qué es necesario humanizar una organización que ya está compuesta por seres humanos? Suena contradictorio, sin embargo, según María Elena Vargas, socia fundadora de Grupo Consultoría, la relación individuo trabajo tiende a volverse instrumental “El ser humano va perdiendo su humanidad, el ser humano pierde su sensación de completitud”

Mientras el management instrumental se enfoca en administrar de un modo racional el objeto, el humano implica la comprensión de una realidad social con un gobierno de las personas. Busca que las organizaciones se transformen desde todos los niveles para que obtengan los mejores resultados, mediante un grupo de trabajadores pleno y con libertades y la implementación de prácticas que aportan a la construcción de una mejor sociedad.

“Contribuimos a la humanización de las organizaciones mediante la creación de experiencias donde la transformación sucede” explica María Elena.Nuestro enfoque es ofrecer a los clientes el diseño de experiencias a la medida de sus necesidades, desarrollar métodos de gestión y facilitación de procesos de aprendizaje, en generar confianza con una preparación rigurosa y lograr la co-creación de conocimiento aplicado con sentido.

“Particularmente en ISAGEN estamos formando a sus 120 directivos. Ellos van a realizar una certificación como Mentores en Management Humano. Estamos en un proceso educativo para que aprendan qué es una organización con un sistema humanista de gestión”, expresa María Elena, quien resalta que ISAGEN ha declarado desde hace muchos años su enfoque humanista  y tiene muy claro su marco ético. “Este proyecto de formación busca definir cómo se convierte esa declaración en prácticas concretas de gestión”, expresa.

“Estamos desarrollando unas competencias que deben tener los líderes que trabajan bajo este enfoque humano. Aplicamos una metodología que se llama DIME (Desarrollo integral mediante experiencias). Allí juntamos una dimensión epistemológica, están aprendiendo el saber hacer, pero también la dimensión ontológica, ¿cómo me veo en esas prácticas? y finalmente la praxiología: como líder, cómo las puedo implementar”. Así explica María Elena este proceso educativo que busca que los directivos puedan resignificar su forma de ver la gestión.

El management humano invita a hacer partícipes a todos los trabajadores de un proyecto colectivo de progreso mutuo. Para lograrlo, el líder debe responder estas tres preguntas a la hora de tomar decisiones: ¿lo que hacemos facilita el desempeño del individuo? ¿Qué sentimientos le genera al trabajador? ¿Estimula la solidaridad o la competencia? Es así como este enfoque trasciende las actividades de bienestar social para abordar al ser humano con un real respeto y una perspectiva ética alrededor de su participación dentro de la compañía.

“Entendemos al ser humano como un ser en aprendizaje, que vive en incertidumbre, consciente, que tiene diferentes dimensiones. Pero qué significa en la organización concebirlo así, significa que él tiene libertades, que tiene espacios de participación, espacios para cocrear conocimiento y poder opinar, necesitamos un estilo de dirección que facilite eso”, expresa María Elena.

Desde ISAGEN buscamos además que este proceso para fortalecer en prácticas y actitudes la orientación hacia el ser humano que siempre hemos declarado como convicción, impulse las relaciones de mutuo beneficio y el relacionamiento con nuestros proveedores. Esperamos que esto se vea reflejado en unas relaciones armónicas, que potencien la competitividad de ambas partes, y que nos lleve a crear soluciones para la sostenibilidad de nuestro entorno.